4 PASOS PARA TENER UN VIENTRE PLANO LUEGO DE LOS 40 AÑOS

En vientre y abdomen son la zona más propensa de acumular grasa, desde la juventud es casi imposible, que esta parte del cuerpo humano, este tonificado sin ayuda, incluso los adolescentes pueden sufrir de esta condición. Lo recomendable en estos momentos es realizar ejercicio a diario por lo menos 45 minutos, además de combinarlo con una dieta baja en grasas y variada.

El secreto para tener un vientre plano, no es solamente realizar actividad física, claro que ayuda mucho, pero debes reconocer que esto no hace milagros, si seguimos teniendo una dieta inadecuada. Para que la rutina de ejercicios y alimentación de resultados en tu cuerpo, tienes que ser una persona con determinación y fuerza de voluntad.

A medida que vamos creciendo, nuestro cuerpo se va desarrollando y cambiando, todo esto gracias a las hormonas. Cuando llegamos a la edad de 40 años,  el cuerpo pasa por una transición y más si se habla del de las mujeres, ya que, en esta edad en específico, se empieza a sufrir de la menopausia (ausencia de la menstruación). Por eso en esta edad es recomendable vigilar nuestra salud.

Con la llegada de la menopausia, aparecen infinidad de condiciones que nos afectan, como por ejemplo: aumenta la capacidad de retención de líquido, la piel se vuelve flácida y perdemos masa muscular, estos cambios son imposibles de detener y es que son dignos del avance de la edad. En el siguiente artículo, hablaremos de los 4 pasos que debes seguir, para no tener el vientre plano después de los 40 años de edad.

Consejos para tener un vientre plano

Elige con cuidado la dieta que vas a realizar, siempre vamos a escoger una alimentación que nos ayude a perder peso, pero debes tener en cuenta que a tu edad, lo más normal es que pierdas masa muscular, entonces no puedes seguir un régimen bajo en proteínas, solo lograras el efecto rebote, y tu vientre aumentara el doble.

Realizar varios circuitos de actividad física, si elijes el ejercicio adecuado, podrás recuperar la masa muscular perdida, además de combinarla con una dieta balanceada, colaborara a aumentar tu metabolismo y capacidad digestiva. Mantén un peso saludable, con caminatas o trotes de media hora, pero debe ser de manera regular.

Evita situaciones que te generen estrés, aunque es difícil, debes intentarlo, ya que si  tienes mucha carga emocional tu cuerpo puede reaccionar de diferentes maneras, incluso te darán ganas de comer más de lo debido. Recuerda hacer todo lo mejor para tu bienestar, duerme bien, y despeja tu mente con actividades que te ayuden a relajarte.

Ten claro que tener un vientre plano, no se logra milagrosamente. Debes ser realista, que tomara tiempo, pero con dedicación y constancia lo lograras, notaras que es más fácil de lo que crees

Recuerda compartir este artículo.

Deja un comentario