TODA PERSONA CON PRESIÓN ARTERIAL ALTA DEBE TENER A MANO ESTA HIERBA, LA CONTROLA DE INMEDIATO.

Demasiada actividad física por el trabajo, la preocupación, mala nutrición y otros factores pueden resultar en estrés. El estrés dispara muchos problemas de salud, incluyendo un aumento en la presión sanguínea. Cuando éste se combina con hábitos poco sanos, los efectos pueden amenazar la vida. La presión sanguínea elevada causa daño a los vasos sanguíneos y promueve problemas del corazón. 

LAS SIGUIENTES HIERBAS SIRVEN PARA PREVENIR O TRATAR LOS PROBLEMAS DE LA PRESIÓN SANGUÍNEA ELEVADA, REDUCIENDO LOS NIVELES DE ESTRÉS A NIVELES SALUDABLES O ELIMINÁNDOLO POR COMPLETO.

ORÉGANO.

  • El ingrediente carvacrol, presente en el orégano, es efectivo cuando se trata de reducir la presión sanguínea.
  • Este ralentiza el ritmo cardíaco y reduce la presión media y de la sangre en las arterias.

ALBAHACA MORADA.

  • La albahaca morada, siendo un adaptogeno, tiene propiedades antiestrés.
  • El estrés afecta una amplia variedad de funciones corporales, la albahaca morada bloquea los cambios bioquímicos que el estrés desencadena.
  • La albahaca morada también mejora los niveles de energía en el cuerpo y aumenta la resistencia. Ayuda con la salud gástrica en general y fortalece el sistema inmunológico.
  • Además, promueve la buena circulación y adelgazamiento de la sangre, al igual que ayuda ha mantener niveles saludables de colesterol.

FACTORES DE RIEGO:

  • Estrés crónico.
  • La inactividad física.
  • El uso crónico de alcohol.
  • Demasiado poco potasio y el exceso de sodio en el cuerpo.
  • Fumar.
  • Apnea del sueño.
  • Obesidad.
  • Historia familiar.
  • Las mujeres mayores de 55 años y hombres mayores de 45 años tienen un mayor riesgo de HTA.
  • El daño en el tratamiento farmacéutico.

Hay numerosos medicamentos como los bloqueadores de los canales de calcio, bloqueadores del receptor de angiotensina, enzima convertidora de angiotensina, bloqueadores beta y diuréticos pueden hacer que los pacientes se sientan peor que la propia enfermedad.

Deja un comentario